Concurso de comic MYAKU

- ULTIMA HORA -
Perdonen la tardanza, pero ya tenemos ganadora del concurso!
Kaoru Okino (Fátima López). En breve más información.

viernes, 9 de mayo de 2008

Tienes más razón que un santo

Gracias a Jr Mora, dibujante de humor gráfico aficionado, hemos encontrado el siguiente texto. Texto de contenido muy interesante:

Cuando un dibujante tiene 5 años, no tiene problemas para publicar, cualquier soporte y técnica sirve, la anarquía es el estilo en sí, desde los pasillos de la casa hasta cualquier documento del domicio familiar por importante que este sea puede ser dibujado, el tema a tratar tampoco importa demasiado, ni la crítica, ni que toda expresión artística seá pasto de la represión y borrada al poco tiempo pero toda tu familia, vecinos y amistades sabrán de tu exposición espontánea, un éxito.

Sin embargo el dibujante de 10 años ya en el mundo escolar puede probar otras técnicas y temáticas aunque ahora es cuando en realidad descubre que para que su trabajo sea considerado debe ser como mínimo “el mejor de la clase” dibujando, por lo general la actividad aquí también se desarrolla de forma furtiva y en muchas ocasiones será motivo de algún castigo o reprimenda, pero no importa siempre hay alguna niña que te mira interesada, aunque aún no sabes bien en qué (puede que ella tampoco).

Cuando el dibujante tiene 15 años si el proceso hormonal no lo acaba de alejar de los dibujitos será cuando la familia empezará a pensar que realmente existe un problema grave y empezarán a preocuparse, aunque aún no demasiado, superheroes y lolitas de distintos estilos orientales empezarán a aparecer entre sus “creaciones” en internet es un medio alucinante es como aquellos pasillos blancos de los 5 años donde se puede hacer uso de una libertad creativa maravillosa…

El dibujante con 25 atraviesa un momento crítico, de continuar con la actividad puede que no acabe de dejarlo nunca, ahora lo que hace le importa, pero claro, solo a él, pero es hora de hipotecarse con trece hipotecas y establecer una familia y trabajar duro cada día, por lo que la opción es clara, dibujar y que espere “el progreso“.

Los 30 llegan enseguida incluso para un dibujante que ahora ya empieza a tener millones de anécdotas para contar pero no ocurre lo mismo con los ahorros, suele ser a esta edad cuando el dibujante suele autoproclamarse como tal sin ningún pudor y empieza a aceptar ser el eterno colaborador y así…”me conocerán” y claro, la promoción no me la van a a hacer pagándome, eso ya vendrá cuando sea “el mejor de mi barrio“, la familia ya está hace años en la fase maldita de: “está muy bonito, pero…¿y si buscas un trabajo?

Los 35 aparecen para el dibujante y afortunadamente ya es el mejor del barrio pero la realidad es que es el único que hay, para colmo resulta ser un barrio donde la empresa más cercana que puede publicarle algo está a más de 500 kilómetros de distancia y aún no está demostrado que esa empresa esté dispuesta a pagarle algo por hacerlo.

Los 40 para el dibujante son el encuentro con la realidad, una realidad que llevaba 40 años ahí en tus narices y que no había cambiado pero que había sido imposible verla, ahora muchos te ofrecen la posibilidad de colaborar en millones de sitios, !macho..!conocen tu trabajo…¿De qué te quejas?

Trabajar gratis en empresas que pagan hasta por que algunos estornuden es la mejor manera que de que te conozcan en Singapur.Ahora con internet las posibilidades de que te conozcan en la superficie de Marte aumentan un 85%.En esta al igual que en la profesión periodística los que deben ir haciendo los huecos y pueden echarte un cabo son los que te acaban por decir siempre de forma muy amable que no te conoce nadie y cuando a alguien no lo conoce nadie es parecido a no ser nadie y tirarse 40 años trabajando para no ser nadie, pues oye, molesta.

Pero no, no hay que decírles que molesta hay que aceptar estar con ellos aunque sea por nada, con la intención de que cuando ya no quede ser en el globo que no sepa quién eres y lo que haces y que encima lo consuma y aplauda,entonces y solo entonces …pedir un sueldo.
Por ello se redacta el siguiente manifiesto:
La actividad del dibujante en cualquiera de sus modalidades es una profesión igual de importante para la sociedad que la del fontanero, el agricultor, el médico, el juez, el astronauta , el panadero, el periodista o el carpintero.
El dibujante cuando desarrolla su trabajo invierte su tiempo (muchas veces el que no tiene ), dinero ( muchas veces el que no tiene ) y neuronas ( aquí depende ya de la genética) en grandes cantidades.
No existe ningún caso conocido de un dibujante que se alimente de la fama, ni de los agradecimientos ni de las colaboraciones a cambio de “publicidad” , los ingresos suelen venir siempre del dinero que puedan cobrar por sus trabajos o actividades relacionadas con el mismo.
Ningún dibujante es nadie, a la pescadilla esa que se obstina en morderse la cola hay que cortarle la cola, “no publico porque no me conocen, no me conocen porque no publico“
Aceptar trabajar gratis no es dignificar la profesión, la devalúa y además alimenta un absurdo tópico rancio del “amor al arte“, no percibir dinero a cambio del trabajo permite que sea más fácil seguir alimentando otro tópico de que si no puedes vivir de dibujar, es que tu trabajo NO ES BUENO, además no permito que nadie se aproveche de mis relaciones amorosas aunque sea con el arte, eso forma parte de la intimidad del artista y no da derechoa nada.
Existe una frase que dice que “si alguien grita en el desierto y no hay nadie para escucharlo y darle difusión no ha existido ni la persona ni el grito ni el desierto ni nada de nada” por ello pido a los que pueden ayudar a que exista un mercado digno para los dibujantes que no fomenten los desiertos.
La creación de un sindicato español de dibujantes de humor gráfico y cómic para defender los derechos de estos trabajadores podría ser motivo de debate tanto en la red como en asociaciones y colectivos no asociados , comparando modelos existentes en otros países, sí…sí… ya se que no se puede…

Podéis indagar más en www.jrmora.com

4 comentarios:

Myaku dijo...

Completamente de acuerdo en el concepto serio de la cuestión. Aunque en clave de humor, se expresa uno de los problemas que tienen muchos gremiso, como el de los músicos.

Parece que tocar el violin o dibujar son aficiones que se hacen por amor al arte. Si, es verdad que estas profesiones ciertamente son muy vocacionales. Pero son una forma de ganarse la vida (es decir, se espera cobrar por ello), y cuando uno vale, hay que pagarlo.

Esa es una de las máximas de myaku. Que se reconozca el trabajo de los artistas, de boquilla y de bolsillo! Algún día lo conseguiremos.

cybernekanekane dijo...

Cuánta razón...Como bien dices con los músicos ocurre lo mismo, y sin ir más lejos yo no descarto la posibilidad de poder dedicarme a algo relacionado con la artesanía, el punto o el ganchillo...Es más, me encantaría, pero, tampoco está reconocido en absoluto. Cuando alguien te dice...hazme esto y aquello...y yo les digo, bueno, ¿cuánto cobras la hora en tu curro? Mínimo te cobraré lo que gano en Telepizza (5 € la hora), que ya es una mierda. ¿Cuánto tardo en hacer un jersey? ¿Cuánto me cuesta el material? Si te digo que te cobro 60 euros por un jersey, es muy probable que me mandes a la porra...porque sale más barato en una tienda, pero es que nadie está reconociendo ni pagando tu esfuerzo, por eso suele decirse que sólo los que hacen estas cosas lo aprecian, y es cierto. Cuando alguien ha intentado tocar alguna vez el violín sabe lo que cuesta que eso suene a algo, el tiempo que lleva, la dedicación y el tesón...
Esto es como un dicho que le gusta mucho a mi padre, de uno que va al médico, le cuenta los síntomas que tiene y al momento el médico le dice su diagnóstico, y el precio de la consulta. El paciente, indignado le dice, oiga, cómo me va a cobrar si no le ha costado más de 5 minutos diagnosticarme. Y el médico le responde, me ha costado 40 años y 5 minutos diagnosticarle a usted tan rápido.
Un besito, fanzinerosos.

Pedro Kat dijo...

Más razón que un santo.
El dibujante tiene que moverse, sí, pero también dignificar su trabajo.

Y sep, es jodido crear un colectivo, pero no es imposible...

Palacio de Los Cuervos dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada... todos los artistas tenemos que currarnoslo mucho para llegar a donde estamos y hay personas que aun intentan regatear nuestras obras a veces sin saber lo que cuesta hacerlas. Sin embargo adoro todo esto, el arte y crear cosas es una de las grandes cosas de la vida.

Me ha gustado muchas de las cosas que ha dicho cybernekane.. la anecdota de tu padre sobre todo.